Páginas vistas en total

martes, 12 de febrero de 2013

DOS CATALANAS EN LA CATA DE LANAS

Ayer, lunes 11 de febrero, tuvimos nueva CATA DE LANAS en la Casa del Llibre de Paseo de Gracia. Nuevamente Asun, de DE LA OVEJA A LA MADEJA, nos ilustró sobre las fibras naturales, de origen animal y vegetal. Aunque yo ya había asistido el año pasado, me pareció que no podía perdérmelo. Y allí que me fui para encontrarme con otra de las A-Punto Girls, mi tocaya Susana, para aprender sobre los materiales naturales que podemos usar para tejer.
 
Durante la Cata aprendimos que la lana sólo es de oveja y que el resto de fibras de origen animal son pelo (salvo una). Tocamos vellones de lana merina, pelo de conejo de angora, de alpaca, de yak, de camello baby… Salvo las ovejas, las cabras y las alpacas, que se esquilan, la mayoría de fibras naturales de origen animal se consiguen peinándole los pelos. Aparte de los ya mencionados, también se consigue pelo para hacer fibras naturales de la cabra de cachemira (el cachemir), de las vicuñas y de la cabra de angora (el mohair). Y seguro que me dejo alguna.
De un animal que no se mencionó: la zarigüeya marsupial o possum. En Nueva Zelanda este animal es considerado una plaga y existe una industria “lanera” que fabrica fibras para tejer con su pelo. Según he leído, su fibra es suave y ligera y, como es hueca, resulta muy cálida para su peso. Creo que generalmente los ovillos que se comercializan con este pelo son mezcla de pelo de possum y lana merino, entre otras combinaciones.
El possum, o zarigüeya, no es originario de Nueva Zelanda. Fue introducido desde Australia allá por finales del siglo XIX para convertirse en una plaga que destroza la fauna y flora, y las cosechas, y que no tiene depredadores naturales. Se come cualquier tipo de vegetación, con especial interés por los brotes tiernos, y se alimenta también de pequeños mamíferos, huevos, pájaros y reptiles. La fibra se consigue del pelo que tienen bajo la primera capa (de idem) que es de aspecto desgreñado, largo y áspero.
Me olvido, con tanto possum, de la fibra de origen animal estrella: la seda. Es la única fibra para cuya obtención debe morir el animal que la produce: el gusano de seda. Sí, los pobres gusanitos mueren escaldados y ahogados para que el hilo con el que han construido su capullo pueda ser convertido en seda. Hay dos tipos de seda: una que procede de gusanitos alimentados única y exclusivamente de hojas frescas de morera (llamémoslos los gusanitos VIB, very important bugs) y luego está la seda salvaje o silvestre, más rústica y menos refinada. Aunque en la Cata se comentó que los gusanos que producen la seda salvaje comen cualquier cosa, en realidad esa seda resulta que se obtiene de capullos rotos –una vez que la polilla ha salido del capullo-. Sólo existe una familia de gusanitos de seda que se dejen domesticar, los Bombix Mori.
También se habló de las fibras de origen vegetal y toqueteamos algodón, lino y bambú (aunque realmente es celulosa de madera, no bambú propiamente). De las algas también se consigue un tipo de fibra y, buscando buscando por Internet, encontré información sobre la Seacell o seda marítima y de ahí di con un pequeño descubrimiento: en una pequeña isla de Cerdeña vive la única persona que conoce los secretos del Biso. El biso se extrae de un molusco del Mediterráneo, hoy especie protegida y en peligro de extinción. Esta fibra fue utilizada por fenicios y egipcios para confeccionar telas para personas de alto rango, pero hoy en día la producción anual solo da para hacer bordados.
La Cata fue nuevamente muy interesante aunque yo eché de menos ver una demostración a la rueca como la vez anterior. Parece que no sea nada especialmente complicado pero ¡que me den la rueca a mí! No quiero ni pensar que pasaría con la pobre lana.
Tras dejar a las contertulias en la mesa de las muestras, las dos Susanas nos fuimos a mirar libros y, como era de esperar, salimos con alguna cosilla bajo el brazo. Y con la sensación de haber aprendido cosas que, si bien no nos hacen falta en nuestro día a día, complementan nuestra pasión por tejer. Aunque, por lo general, tejamos habitualmente  con acrílico.
 
P.D. Si veis alguna errata... decidmelo!

No hay comentarios: